sábado, 17 de enero de 2015

La clasificación austriaca del dinero

El esquema de Guido Hülsmann (2012) sobre 
la verdadera clasificación del dinero de Mises

Siguiendo a los teóricos monetarios de la Escuela Austriaca moderna, Joseph Salerno (1994; 2010: 61-114), Guido Hülsmann (2012) y Robert Murphy (20082011); vamos a ver la clasificación austriaca del dinero. 

Esta rigurosa clasificación sistemática fue creada por Ludwig von Mises en su primer libro escrito en alemán de 1912 (Mises, 1912: 50-67). Lamentablemente la traducción al inglés del libro está plagada de errores graves, como demuestra exhaustivamente Hülsmann (2012). Ya comenzando desde el título. Todos conocemos el libro de Mises como La Teoría del Dinero y del Crédito (The Theory of Money and Credit). Sin embargo es incorrecto, como aclara Hülsmann (2012). El verdadero título es La Teoría del Dinero y de los Medios Fiduciarios (Theory of Money and Fiduciary Media). Mises específicamente se cansa de diferenciar el término "crédito" de "medios fiduciarios". De esos errores hay muchos. Pero además debo dejar sentado que el esquema de clasificación de dinero que el traductor del libro hace en la página 483 está mal, terriblemente mal. La verdadera clasificación es la imagen que acompaña este post y que veremos en mayor detalle a continuación.

El dinero es un medio de intercambio comúnmente usado o generalmente aceptado (Mises, 1949: 395, 398). Un medio de intercambio es un bien económico (es decir, escaso) que se adquiere no para usarlo directamente (consumiéndolo o empleandolo para producir), sino para intercambiarlo ulteriormente por los bienes o servicios que una persona realmente necesita consumir o utilizar en la producción. Generalmente aceptado significa que la inmensa mayoría de una determinada población, en un particular lugar geográfico y en un determinado momento histórico utiliza algunos o un medio de intercambio. Es absolutamente necesario que sí o sí se cumplan ambas, ser 1) medio de intercambio y ser 2) comúnmente aceptado, para que estemos ante dinero. Lo que hace dinero a un medio de intercambio es ser generalmente aceptado. Si no lo es, entonces no es dinero. Todos los dineros son medios de intercambio, pero no todos los medios de intercambio son dinero. Solo los que son comúnmente usados.

Ahora que sabemos qué es el dinero, vamos a ver como se cataloga. Los bienes monetarios se clasifican en dos, y solo dos: 1) el dinero propiamente dicho o dinero en sentido restringido o dinero standard (las tres formas de llamarlo dan igual) y 2) los sustitutos monetarios.

1) Dinero en sentido restringido (o standard o propiamente dicho): Es lo que hemos definido arriba y se divide en:

a) Dinero mercancía: es un medio de cambio generalmente aceptado que i) es también un bien (oro, plata, monedas, cigarrillos, trigo) usado o que se usó en algún momento para otros propósitos no monetarios de consumo o producción (Murphy, 2011: 26-27). Lo esencial es el uso de una mercancía física (no importa cual sea) como medio general de intercambio en el sentido tecnológico (Mises, 1912: 62). En el Patrón Oro, el oro es dinero y el dinero es oro (Mises, 1949: 425).

b) Dinero crédito: es un dinero que no es mercancía. Surge del uso de sustitutos monetarios (ver más abajo) que un día suspenden su rendición (redemption) en dinero standard. Es dinero constituido por una reclamación futura (contra una persona física o legal) que i) no debe ser pagable instantáneamente (on demand) ii) ni absolutamente segura. Por esa incertidumbre, las reclamaciones que solían circular a valor par con dinero standard iii) se tranzan con un descuento, pero aun son valoradas por sus usos como medio de cambio (Murphy, 2008: 157). Además iv) se debe tener razonables expectativas (aun cuando no se sepa con exactitud cuando ocurrirá) de que un día se volverá a poder cambiar por la mercancía que se use como dinero. De algún modo u otro el vencimieto de estas reclamaciones debe estar pospuesta en el tiempo (Mises, 1912: 61-62). Aparece cuando un día se suspende su rescate (redemption) por un tiempo definido o indefinido. Pero aun cuando, debido a ello, dejan de ser seguros (surgen dudas de la solvencia del deudor) y ya no son pagables en cualquier momento; se siguen usando como medio de intercambio (Mises, 1949: 426). El dinero crédito se valora por sí mismo, no por ser una reclamación de algo que sí tiene valor.

c) Dinero fiat: es un dinero que ni es mercancía ni ya es una reclamación o crédito contra nadie (Mises, 1949: 426). Son objetos i) aceptados como medio general de intercambio con una legislación especial de la autoridad y ii) no hay ninguna expectativa de que algún día vuelva a ser convertible en especie. Posee ciertas características arbitrarias establecidas por una autoridad. Lo que importa y lo distingue es el sello, no el material en sentido tecnológico de cómo está hecho el mismo. Sino que el sello en sí es el dinero (Mises, 1912: 62). Puede ocurrir que el dinero crédito siga circulando como medio general de intercambio aun cuando ya no se espere que sea convertible algún día. En ese momento es dinero fiat.

2) Sustitutos monetarios: reclamaciones (claims) a una definida cantidad de dinero propiamente dicho que son i) perfectamente seguros (la solvencia y voluntad de pago del deudor son indudables) e ii) instantáneamente pagables y exigibles (redeemableiii) a valor par. Además iv) todas las partes con las que se puede tranzar conocen muy bien estas cualidades de la reclamación (Mises, 1949: 429, Salerno, 1994; 2010: 67). Los sustitutos monetarios, 
encarnados en notas de banco, monedas simbólicas y depósitos a la vista; pueden estar cubiertos al 100 % o no estar cubiertos: 

a) Certificados de dinero: sustitutos monetarios (notas de banco, monedas simbólicas y depósitos a la vista) completamente cubiertos (al 100 %) por (reservas de) dinero standard.


b) Medios fiduciarios: sustitutos monetarios (notas de banco, monedas simbólicas y depósitos a la vista) no cubiertos (0 %)
por (reservas de) dinero standard.

Aclaraciones

- El stock agregado de dinero standard es similar a lo que se conoce como la base monetaria. El de dinero en sentido amplio es parecido al M1 (Salerno, 1994; 2010: 67, Hülsmann, 2012).

- El dinero en sentido restringido = 1) = base monetaria. 


El dinero en sentido amplio = 1) + 2) - reservas bancarias = dinero standard (incluyendo reservas) + medios fiduciarios = M1 (Salerno, 1994; 2010: 67, Hülsmann, 2012).

- La distinción entre 1) dinero propiamente dicho y 2) sustitutos monetarios es económica, no de características físicas de los objetos monetarios. Una nota de papel puede ser un sustituto monetario o dinero fiat dependiendo si es una reclamación a una suma de un bien que se use como dinero o no. Las monedas de oro o plata no son per se dinero standard, también pueden ser sustitutos monetarios si son reclamaciones de algún otro bien que sea usado como dinero (Hülsmann, 2012). Las "monedas simbólicas" es mi traducción (un poco literal) del término inglés "token coins" que en español se traduce como "fichas". Son una forma metálica de sustituto monetario, no una forma de dinero propiamente dicho (Hülsmann, 2012).

- El dinero en sentido restringido no es una reclamación (claim). El dinero no se puede redimir o rescatar (redeem) en otros bienes (Hülsmann, 2012). Lo que sí se puede hacer con el dinero, es usarlo para pujar por otros bienes en los intercambios. Es cierto que algunos bienes monetarios son reclamaciones (como el dinero crédito), pero el dinero en sí por su propia naturaleza no es una reclamación (claim) (Hülsmann, 2012). La otra razón por la que las reclamaciones a dinero standard (oro, por ejemplo) no son en sí dinero es que (esten completamente respaldadas o no), mientras sean percibidas como inmediatamente pagables a valor par y seguras, su valor no está determinado por un proceso de valuación independiente de aquel que determina el valor del dinero propiamente dicho (el oro) (Salerno, 1994; 2010: 67-68). Las tres clases de dinero standard (mercancía, crédito y fiat) se valoran en su propio derecho, no por ser una reclamación (Hülsmann, 2012). Para que quede claro, en el momento que una reclamación (sustituto monetario) deja de ser perfectamente seguro e instantáneamente pagable a valor par, pero sigue siendo usado como medio general de intercambio porque se espera que algún día vuelva a ser convertible; emerge el dinero crédito que ya no es en sí solo una reclamación. El valor de la reclamación deja de depender del valor del objeto por lo que era cambiable (puesto que ya no es pagable ni segura) y es valorada independientemente como dinero (el cual no es una reclamación).

Los sustitutos monetarios sí son reclamaciones (claims) a otra cosa. Y esa cosa es el bien económico que se use como dinero (dinero standard).

- Debido a que el dinero crédito es particularmente complicado, debo insistir en lo diferente que es para no generar confusiones. Una reclamación contra una persona física o legal con vencimiento en el futuro que es usada como medio general de intercambio, es dinero crédito. Ya no es un simple crédito ni una simple reclamación, sino que es dinero. No es ni crédito ni una reclamación porque la gente lo acepta en sus transacciones no para esperar y reclamar el pago en el futuro, sino porque saben y esperan que pueden cambiarlo ahora fácilmente por otros bienes (Murphy, 2011: 27-28). Supongamos un gobierno que al inicio promete convertir todas sus notas de papel en oro inmediatamente a valor par y no hay dudas de su solvencia. Pero ocurre una guerra y el presidente suspende la convertibilidad, así que el papel ahora no es redimible en oro. Sin embargo, el público cree y espera que en algún punto del futuro (cuando termine la guerra), aunque no se sepa exactamente cuándo, la libre convertibilidad volverá. En ese momento, durante la guerra, las notas circulan como dinero crédito (no como dinero fiat). Son reclamaciones por oro con vencimiento futuro (en fecha incierta) que se demandan ahora no para esperar y cambiarlas por el metal, sino como medio de intercambio (Murphy, 2011: 27-28).

- La esencialísima diferencia económica entre un sustituto monetario y el dinero crédito es: el valor de un sustituto monetario (por ser inmediatamente pagable y perfectamente seguro a valor par en dinero standard) es exactamente igual siempre y completamente dependiente del valor de la suma de dinero a la cual da derecho. Por otro lado, el valor del dinero crédito, por no ser seguro ni pagable al instante pero se espera que un día vuelva a serlo, se estima sin relación (independientemente) al valor del dinero standard al que solía dar derecho (Salerno, 1994; 2010: 69). Por ejemplo, las notas del Banco de Inglaterra denominadas en libras de oro convertibles incondicionalmente, eran sustitutos monetarios antes de 1797 y luego de 1821. En el periodo de suspensión de pagos en especie entre 1797 y 1821, las notas circulaban y eran dinero crédito. En ese lapso intermedio, el poder adquisitivo de la libra (dinero crédito) fluctuó independientemente de la variación del poder adquisitivo de la cantidad de oro al que daba derecho. La fluctuación de su valor era influido por el hecho que se esperaba que un día volvieran a ser convertibles (Salerno, 1994; 2010: 69). Debido a que se continúan usando como medio de intercambio general (dinero), aun cuando se anula su pago indefinidamente y se duda de la solvencia o voluntad de pago del deudor, su valor de cambio no cae tan bajo como caería si solo fuera únicamente una simple reclamación (y no se usara como dinero) porque se espera que algún día vuelva la convertibilidad en dinero. Ya no son simplemente reclamaciones.

- Para Mises, los depósitos a la vista (checkable deposits) no son dinero crédito. Sino medios fiduciarios (Salerno, 1994; 2010: 68).

- Hülsmann (2012), porque probablemente se refiere al libro de 1912 de Mises, dice que un aumento de la cantidad de certificados de dinero provoca un aumento del nivel de precios (caída del poder adquisitivo del dinero): "For example, increasing the supply of fiduciary tends to entail an increase of the price level, just as it would be in the case of an increased supply of money proper or of money certificates." Sin embargo, Mises en 1949 (1949: 430) dice que ello no ocurre: "The issuing of money-certificates does not increase the quantity of things suitable to satisfy the demand for money for cash holding. Changes in the quantity of money certificates therefore do not alter the supply of money and the money relation. They do not play any role in the determination of the purchasing power of money." Una posible forma de ver que no hay contradicción entre las dos afirmaciones es tener en cuenta que cambios en la cantidad (o demanda) de dinero modifican, céteris páribus, el poder adquisitivo del mismo. Los certificados de dinero están absoluta y completamente respaldados al 100 % por dinero. Estos últimos pueden aumentar cuando se incrementa la cantidad de dinero, alterando el poder adquisitivo. Es el incremento del dinero lo que modifica el poder adquisitivo. Pero, por sí solos, los certificados de dinero no pueden alterarlo como sí lo hacen los medios fiduciarios.

- La producción de dinero standard o de certificados de dinero es costosa y constreñida a límites muy fuertes. Además el incremento de la cantidad de ambos no causa crisis económicas. Los medios fiduciarios, en cambio, esencialmente no son costosos y en principio se pueden emitir en cantidades ilimitadas. En la práctica su producción se ve limitada por causas solo circunstanciales como la falta de coordinación entre bancos y la interferencia legal. La creación de medios fiduciarios ofrecidos para préstamos causa las crisis económicas (Hülsmann, 2012).


- Como correctamente explican Murphy (2015) y Mises (1912: 60-61), a diferencia del dinero mercancía, el dinero fiat posee ciertas características arbitrarias establecidas por una autoridad para restringir y controlar su oferta. Económicamente hablando, para un agente una onza de oro (dinero mercancía) es subjetivamente igual e intercambiable que otra onza (estamos hablando de elección entre una y otra acá, no de que la persona dispone de una onza adicional donde aparecería la ley de la utilidad marginal). Un físico podría decirnos que ambas no tienen la misma cantidad de átomos y que no son iguales, pero eso es irrelevante para el análisis económico. Cuando el oro era el dinero, el acuñador privado (o el Estado) podía tomar una onza del metal y hacerla una moneda de una cierta forma con su sello y algunas marcas características. Esa acuñación se hacía para que el público supiera y este seguro que esa onza de oro era verdadera, para decirles "esto es oro, garantizado". La estampilla en sí no lo convertía en dinero, el oro ya lo era (Murphy, 2015). Al contrario con el dinero fiat, cuando el Estado toma papel y tinta y crea nuevas unidades de billetes, esos papeles cubiertos de tinta se convierten en dinero debido al procedimiento de impresión. $20 impresos por el Estado y $20 impresos por un ciudadano se diferencian solo en que el emitido por el Estado satisface sus propios y arbitrarios procedimientos de autentificación. Los $20 del ciudadano pueden brindar físicamente los mismos servicios que los $20 "genuinos", pero solo la del Estado cumple sus propios requisitos.

- El dinero fiat no debe dar la idea de que el Estado puede decidir que cualquier cosa se va a usar como dinero por mandato (fiat), como cree erróneamente el chartalismo. Mises (1912: 60-61) y Murphy (2015) lo clarifican perfectamente. De por sí esto tomaría un post entero para explicar. El gobierno de Estados Unidos puede decirle a la gente cuales piezas de papel que cumplen sus arbitrarios criterios son dólares "verdaderos", pero económicamente no puede simplemente establecer que eso va a ser usado como dinero (Murphy, 2015). El Estado no es ni condición necesaria ni suficiente para el surgimiento del dinero. Es siempre el mercado (la gente) el que es el árbitro final y, en última instancia, decide si algo se usa como dinero o no. De hecho, hay muchos episodios históricos en que la gente dispone que no desea más algo como medio de intercambio general, aun cuando el Estado desesperadamente determina y trata de darle valor inútilmente (Murphy, 2015).






Hülsmann, Jörg G. (2012) "The Early Evolution of Mises‘s Monetary Theory". En Hülsmann, Jörg G. Ed. (2012) Theory of Money and Fiduciary Media. Auburn, Alabama: Ludwig von Mises Institute.

Mises, Ludwig von (1912), The Theory of Money and Credit. New Haven: Yale University Press. 1953.

Mises, Ludwig von (1949), Human Action. The Scholar's Edition. Auburn, Alabama: Ludwig von Mises Institute. 1998.

Murphy, Robert P. (2008) Study Guide to Human Action: A Treatise on Economics. Auburn, Alabama: Ludwig von Mises Institute.

Murphy, Robert P. (2011) Study Guide to The Theory of Money and Credit. Auburn, Alabama: Ludwig von Mises Institute.

Murphy, Robert P. (2015) "Let There Be Money: The free market has its own brand of fiat". Foundation for Economic Education: The Freeman (www.fee.org).

Salerno, Joseph T. (1994) "Ludwig von Mises's Monetary Theory in Light of Modern Monetary Thought". The Review of Austrian Economics. Vol. 8, No. 1, 71-115.

Salerno, Joseph T. (2010) Money, Sound and Unsound. Auburn, Alabama: Ludwig von Mises Institute.

3 comentarios:

  1. Excelente post. Aclara muchas cosas que no se entendían en el libro debido a la mala traducción. Por cierto, ¿en dónde entraría el bitcoin?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! El bitcoin aún no es dinero. Porque aun cuando es un bien escaso valorado y con precio, le falta ser “comúnmente aceptado”. Robert Murphy, en el artículo citado, lo clasifica como moneda (currency) fiat privada (aunque él tampoco cree que sea dinero aún).

      Eliminar
    2. No, gracias a ti, que me resolviste la duda.

      Eliminar